Sobre "Desencadenado"

domingo, 23 de mayo de 2010

Hace no mucho un gran amigo me trajo encuadernado el libro que usted ha publicado de manera gratuita en Desencadenado.com "De parado a empresario". No lo he terminado, pero habiendo leído bastantes publicaciones similares, la suya me parece de las mejores por su cercanía y su estilo directo.

Mi ideología moral es de izquierdas y sin embargo en temas económicos me considero liberal. Sólo los emprendedores pueden crear puestos de trabajo y los impuestos deben ser moderados para la salud de la economía.

No estoy de acuerdo con su comparación del contrato de trabajo con una cafetería. Un trabajador es un ser humano y como tal, los hay más emprendedores (entre los que me incluyo, monté una franquicia con 18 años y actualmente trabajo por cuenta ajena y por cuenta propia) y los hay más comedidos, menos arriesgados. Para proteger a todos por igual se crearon convenios y entre algunas de sus condiciones la compensación por despido, para que los empresarios no puedan exigir sin límite como si todavía estuviésemos en la revolución industrial, ya que cada trabajo debe tener su remuneración justa.
Me han llegado a decir "en ocho horas tienes que hacer todo lo que te digan", mi respuesta ha sido que en ocho horas hago todo lo que dice en mi convenio, si se exigen obligaciones, tendremos que hablar también de derechos y de remuneración.
Somos seres humanos, no 'factores' como se nos llama dentro de las grandes empresas. También me han llamado 'esclavillo', 'currito' o 'chico', cuando soy un técnico bien formado que fuera de la empresa cobro la mano de obra 5 veces más cara.
Un trabajo es donde pasas ocho o más horas al día, al final estás más tiempo trabajando que con tu familia, así que cierta estabilidad, respeto y protección están justificadas.

En su libro dice que los despidos son millonarios.  En la actualidad, el despido de un trabajador cuesta 33 días por año trabajado. Lo que viene siendo pagar el sueldo de un mes por cada año en la empresa. Así que despedir a un trabajador que lleva 2 años costaría 2.000€, para un trabajo standard. Ahora bien, si hay que despedirlo dentro de 14 años, habrá que pagarle el sueldo de un año. No parece mucho por la dedicación prestada.
Por la experiencia que he tenido, trabajando en empresas pequeñas. Estas suelen dar unos beneficios de unos 6.000€ mensuales. No es ninguna exageración, y repito que es en empresas pequeñas. Así que dudo mucho que el despido de un par de trabajadores pueda quebrar un negocio en el cual se hayan hecho los deberes y se haya provisionado. Y si no se ha hecho, toca apechugar. Es como conducir sin seguro, no puedes quejarte si un día tienes un accidente y te toca pagar.

Quizás piense usted que ese dinero provisionado estaría mejor dispuesto engordando la nómina, y a cambio que el despido fuese gratuito y sin preaviso. Déjeme decirle algo, el precio de aquello que adquirimos se fija respecto de la masa disponible de los compradores. Es decir, si los ingresos generales subiesen un porcentaje, la inflacción haría otro tanto.
Ese gravamen es un disuasor del despido irracional y un arma de negociación, no parte del sueldo.

Cómo le digo, mi situación actual me permitiría ponerme por mi cuenta y comenzar a ganar más dinero como autónomo que como empleado, el problema son los impuestos que tengo que soportar, los cuales se llevarían la mayor parte de mis ingresos. Por eso no entiendo que se encienda tanto con la compensación por despido, habiendo otros temas que claman al cielo.
Comparto con usted, que es carísimo contratar a alguien, ya que el gobierno grava con un 50% el sueldo que pagamos al trabajador. Comparto que la legislación es compleja, los trámites lentos y que en la práctica es casi imposible ser 100% legal.
Estoy de acuerdo en que si un trabajador cae enfermo, no debe ser el empresario el que cargue con su manutención. Opinará como yo que dejar a un pueblo sin trabajar, permitiéndole vivir de ayudas, es acabar con su iniciativa.
Estoy de acuerdo con el 99% de lo que he leído en su libro, pero entienda que para llegar a la protección actual al trabajador, ha habído que luchar muchísimo antes.

1 Comentarios:

José Luis de las Muelas dijo...

Señoras y señores urge crear empleo, casi como sea, y este libro ayuda mucho a conseguirlo.