Velo si, velo no.

domingo, 20 de junio de 2010

A raíz de la emigración de población musulmana a nuestro país, se produce un debate que está sacando lo más rancio de nuestra cultura, llámese xenofobia.
Enmascarándola de afán libertador, queremos promulgar leyes que veten el uso de cierta indumentaria, ya que afirmamos que coarta a la mujer.
¿Perdón? ¿Queremos restringirlas para que sean más libres?

Me parece vergonzoso que nos apoyemos en el arquetipo de mujer sometida, que desearía llevar sus cabellos al viento, cuyo marido/padre/figura-masculina le obliga a cubrirse.
 1º Divulgar cualquier clase de estereotipo no es propio de una sociedad avanzada. Cada uno de nosotros es un individuo con una idiosincrasia.
 2º Si alguien ve coartada su libertad, existen mecanismos legales para defenderse. Si no son suficientes para garantizar esa autonomía, deberíamos crearlos en vez de aprobar leyes restrictivas.
 3º ¿Quien no ha visto a ancianas españolas cubrirse de negro hasta que no se les ven más que las manos? Alguien podrá decir "nosotros hemos evolucionado, eso era antes" Entonces, si viésemos esos atavíos ¿Despreciaríamos a la anciana por su manera de vestir? ¿Qué es realmente, lo que nos ofende?

Imaginemos por un momento que negamos la entrada del velo en organismos oficiales, como por ejemplo ayuntamientos, universidades, bibliotecas, juzgados... Como consecuencia, ninguna monja podrá entrar en ningún edificio oficial. Recordemos que a estas mujeres, que a nadie ofende ver cubiertas por completo por motivos religiosos, verían restringidos sus derechos en nombre de la libertad de la mujer.

Cuando escucho: "Nosotros en su país adoptamos sus costumbres, aquí ellos que hagan lo mismo." "Allá donde fueres, haz lo que vieres" me pregunto ¿Vamos a imitarles o pretendemos ser una democracia?
Por las calles de Alemania, ves que la gente va vestida de las formas más variopintas y nadie se extraña ni los reprende por ello, se asume que cada uno puede expresar su personalidad como guste. Es su decisión, su libertad ¿Hacía que tipo de democracia queremos ir?

¿Prohibiremos también llevar la cabeza tapada y portar símbolos religiosos en centros de enseñanza pública?
Yo no soy religioso, pero si creo en la libertad de credo, en que cada uno se sienta parte de una comunidad. Cada uno puede buscar la felicidad como se le antoje. La religión forma parte de nuestro carácter.
Si me privan de llevar un crucifijo, me están haciendo desprenderme de parte de mi personalidad. Si a alguien le ofende ver mis símbolos religiosos, más le vale hacer examen de conciencia.
Si soy judío y llevo la Kipá, es decisión mía, he decidido llevar la cabeza cubierta como símbolo de que Dios está siempre sobre mí. La kipá es parte de la tradición de mi pueblo, forma parte de la historia de los míos.
Si por los efectos de la quimioterapia, quisiera cubrirme la cabeza con un pañuelo ¿Me lo tendría que quitar también?


"Pero si está prohibido, está prohibido y tendrás que acatarlo"
¿Para que se establecen leyes? Para regular situaciones con vistas a mejorar la convivencia entre ciudadanos. Si prohibimos, es decir, si limitamos nuestra libertad, más vale que sea por un buen motivo. De lo contrario, habrá que hablar de derogación.

En resumen, debemos pensarnos muchísimo restringir al diferente, ya que si abrimos esa puerta, quizás no se pueda cerrar y acabe tragandonos.

Si obligamos a las personas a destaparse para que puedan ser identificados por las fuerzas del orden, es un motivo razonable, pero es el único.
Si anhelamos una democracia, tendremos que empezar a comportarnos como demócratas.


4 Comentarios:

José Luis de las Muelas dijo...

Estoy 100% de acuerdo contigo.

Tan restrictivo de derechos es que te obliguen a hacer algo como que te obliguen a no hacerlo.

Fijándonos en un derecho reconocido ya hace mucho tiempo y que, por cierto, costó mucho conseguirlo como es el derecho a sindicarse.

En la Constitución Española se reconoce tanto el derecho a sindicarse y a elegir el sindicato, pero también el derecho a no sindicarse.

Eso es libertad, tener derecho ejercerlo o no. La libertad nunca llega por el camino de la imposición.

Jesús dijo...

Tienes mucha razón, siempre habia pensado el mismo ejemplo con las monjas pero muchas veces la hipocresia hace que nos escusemos en una supuesta libertad para condenar lo que viene de fuera...

luferbal dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Damos por supuesto que los medios de comunicación, los políticos y la gente en general, son racionales y meditan lo que dicen.

Ir en contra de la corriente mayoritaria cuesta, pero hay que expresarse con libertad, a pesar de las consecuencias.

Hafida dijo...

Hola:

Felicitarte por el artículo, estoy totalmente de acuerdo contigo.

Sin la más mínima intención de ofender a nadie, pienso que en una sociedad como esta se confunde bastante la libertad con el libertinaje. Que no es lo mismo. Se piensa que cuanta menos ropa más libertad...

El tema del velo es muy extenso, y depende de quién lo use te dará una u otra explicación. Dudo que una mujer de origen rumano que lo lleva por tradición, una monja, una musulmana o una jovencita con un aire hippie que luzca velo, te den las mismas versiones del uso del velo.

Las únicas que deben decidir si llevarlo o prescindir de el son las mismas.

Personalmente aunque el mundo entero me coaccione psicológicamente para prescindir del velo, no lo conseguirán, para mí el hecho de usarlo es una satisfacción personal muy grande.

No es un instrumento superfluo, todo lo contrario, siento que es un sentimiento con raíces, y esas raíces son mi creencia en Dios. Considero que mi cabello es algo privado que no tengo porqué exponer y decido taparlo.

En fin, no se me ocurren las palabras exactas para darte las gracias y felicitarte por tu mentalidad, que en la medida de lo posible espero que solo cambie para bien :)

Que Dios te proteja.

Hafida