Tener un mal día.

viernes, 22 de marzo de 2013

Hoy ha sido uno de esos días de mierda, supongo que se me ha contagiado el mal rollo de una colega. Todos mis fantasmas han empezado a revolotear por la cabeza otra vez y por suerte he vuelto a meterlos en la celda hasta próximo aviso.

Son pisadas en la arena, una sombra que acecha tras de ti y cuando te giras ya no está. Momento de echar la vista atrás, entornar los ojos y divisar los caminos que se presentan frente a ti.



He recordado viejos tiempos al consultar algún libro de auto-ayuda (¡Oh no, esos pseudo-libros!), pues bien, yo le debo mucho a estos libros, el mejor de ellos "Tus zonas erróneas". Pero ante todo, me ha ayudado una viñeta que recuerdo siempre que se acercan nubarrones.

La autocompasión es uno de los mayores vicios, es como una droga, te da un chute de satisfacción inmediata, te dice lo que quieres oír y al final te aíslas, te afliges y ¿Para qué?

Lo que me queda pendiente es practicar algo de deporte, se que me hace sentir genial cuando lo practico, así que tengo que tomar conciencia, este sábado tengo un pequeño entrenamiento, suficiente para quitarme las telarañas.

3 Comentarios:

jose luis de las muelas dijo...

Ánimo nano!!! La viñeta está genial, como con una frase está todo dicho. Nos vemos, un abrazo.

Fran P. dijo...

Ánimo tío o.o si estás to' güeno! Pero si te sientes un poco oxidado, ¡ánimo con el deporte!

PD: Tus zonas erróneas es el único libro de auto-ayuda que he leído, y tengo que decir que le doy la razón en todo lo que dice.

Lucas Fdez dijo...

Gracias tetes, fue un bajón pasajero y en cuanto terminó el exorcismo de la escritura todo se pasó.